CONSEJOS SEXUALES

JUGUETES SEXUALES

Los complementos sexuales existen desde hace unos 2.500 años. Los antiguos egipcios y griegos ya usaban consoladores, al igual que los romanos, los cuales hacían velas semejantes a enormes penes. Antiguos manuscritos chinos explican cómo atar la base del pene con seda para mantener la erección (una versión primitiva de los anillos para el pene). Algunos de estos juguetes eran muy imaginativos: el “erizo” chino era un círculo de finas plumas unidas a un anillo de plata que encajaba sobre el pene.

Vibradores

El vibrador es la versión moderna del consolador, y se ha convertido en el complemento sexual con mas éxito.
Para mucha gente se trata del mejor juguete sexual. En el mercado hay disponible toda una amplia gama de vibradores; modelos con accesorios especiales para la estimulación del clítoris; vibradores anales con un protector para que no se queden dentro.; e incluso pequeños vibradores con forma de huevo, que se introducen en la vagina. Los más modernos giran y se mueven, vienen con distintos cabezales para alterar las sensaciones.

Aceites para masaje

Estos aceites te permiten aprovechar la sensualidad que ofrece un buen masaje, gracias a estos líquidos oleaginosos, podrás presionar, frotar o golpear rítmicamente con la intensidad adecuada determinadas regiones del cuerpo, principalmente las masas musculares. Algunos aceites de masajes, tienen sabores para que el sexo oral resulte todavía más atractivo y divertido.

Masajeadores

En apariencia son objetos normales, pero utilizados con un toque de sensualidad son capaces de convertirse en auténticos aparatos de placer. Pueden ser utilizados como complemento a los aceites para masajes, e incluso algunos por su forma pueden utilizarse como consoladores.

Consoladores

El consolador es simplemente un pene artificial, este instrumento en forma de pene, puede hacer llegar al orgasmo con una buena estimulación sexual. Estos aparatos pueden estár hechos de diversos materiales, así encontraremos en el mercado consoladores hechos de silicona, madera, acero inoxidable, etc. Las versión más modernas de estos consoladores son los vibradores.

Bolas Ben Wa

Las bolas Ben Wa son bolas bastante ligeras que la mujer se introduce en la vagina. De esta forma, mediante el movimiento las bolas dan vueltas en su interior, produciendo sensaciones eróticas.

JUEGOS SEXUALES

Puedes utilizar los juegos para dar sabor a tu relación, utiliza siempre tu imaginación para ir variando, pero debes tener en cuenta a tu pareja y poneros de acuerdo previamente. Es muy bueno valorar después la experiencia, y si alguno de los dos la encuentra desagradable, eliminarla del repertorio.

El Yogurt

Comerte un yogurt con tu pareja puede convertirse en todo un placer. Retira muy lentamente la tapa, mientras recuerdas a tu pareja que no tienes cuchara para comerte el yogurt, desnúdala, y utiliza su cuerpo como receptor de pequeñas cantidades de yogurt que irás comiéndote poco a poco. Ofrécele pequeñas cantidades con tu boca. Utiliza sobre todo sus principales zonas erógenas. Cuando termines, proponla que te utilice a ti como cuchara.

Espejos

Puedes hacer el amor en una sala o habitación con espejos, de esa forma podrás captar los gestos y movimientos de tu pareja, convirtiéndose en una experiencia muy excitante, y aporta un elemento de voyeurismo sin que nadie más esté presente.

También puedes imaginar que estás actuando frente al público.
Las posibilidades son maravillosas para los/las más exhibicionistas.
Si te cuesta verte haciendo cosas frente al espejo, puedes probar a ponerte una máscara, de esta forma el anonimato te permitirá alcanzar nuevas sensaciones de erotismo.

Sumisión

Para muchos hombres es muy excitante tumbarse y dejar que la otra persona tome el control.
Puedes interpretar el papel de ama, mientras el hombre hace de esclavo.
Debes mostrarte inflexible, creando un ambiente de suspense y dejando claro que eres la que manda y que él está indefenso y a tu merced:

  • Tápale los ojos y atale las manos con una cuerda suave, hazle saber que tiene que estarse quieto.
  • Una vez a tu merced, provócalo, aumentando su excitación.
  • Desátalo y ordénalo que te desnude lentamente, sin tocarte, siguiendo constantemente tus instrucciones.

Si lo hace mal, le castigarás con unos azotes.
Si lo hace bien, la recompensa será sexo.

La bandeja de frutas

  • Prepara una bandeja con frutas, acompañándola con un delicioso vino muy frío.
  • Podéis turnaros para daros de comer.
  • Dedícate a comer y chupar el vino del cuerpo de tu pareja, puedes hacerlo con largos lametones con la lengua.

Existen muchas variantes, puedes también “pintar” el cuerpo de tu pareja con nata o miel, extendiéndola con movimientos lentos y sensuales por los pezones, abdomen o la zona genital.
También puedes colocar fruta cerca de los genitales de tu pareja y comértela lentamente, de forma provocadora, tocando la zona genital con la lengua.